Canarias ahorra 700,000 euros con código abierto