Con FOSS, el estado indio de Kerala ahorra $ 58 millones cada año