Munich está abandonando Linux por razones puramente políticas