Un cuento de dos arcos: ArchLabs y ArchMerge