La ciudad francesa de Toulouse ahorró 1 millón de euros con LibreOffice